-A +A

Itinerarios y alquiler de bicicletas

El paraíso de la bicicleta

L'île de Ré à vélo par Lesley williamson

Recorrer la Ile de Ré en bicicleta es la mejor manera de descubrir las incalculables riquezas de la isla

Una diversidad de paisajes magníficos de landas salvajes, salinas, bosques, playas y encantadores pueblecitos. Con 30 km sin cuestas, el punto culminante a 19 m y con más de 110 km de carriles bici, la isla es un verdadero paraíso para las bicicletas.

¡Incluso los menos deportistas se pueden atrever a descubrir la Ile de Ré en bicicleta!

Profesionales a su disposición

La Ile de Ré tiene 10 pueblos, todos conectados entre sí con carriles bici. En cada pueblo hay una oficina de información turística donde pueden proporcionarle un plano de los carriles bici. Nuestro personal le indicará los recorridos más bonitos que puede atravesar para visitar los pueblos y lugares pintorescos: puertos de ocio, viñedos, phare des Baleines, campanarios, capillas, exvotos marinos, bosques, salinas, reserva natural, playas, etc. La isla le ofrece innumerables rutas tranquilas por las que circular. No dude en visitarnos en las oficinas de turismo que están abiertas durante todo el año.

 

Seguridad para todos

Los carriles bici, exclusivamente reservados para los ciclistas, están separados de la calzada general en la Ile de Ré.

Se pueden encontrar gracias a la señalización de toda la isla.

Preste especial atención en las intersecciones y en las curvas. Algunas reglas simples de buena conducta, de sentido y de equipamiento le permitirán circular con total seguridad y disfrutar completamente de los espacios naturales de la Ile de Ré.

Si está cansado, sepa que durante la temporada estival hay un servicio de autobuses que le llevará a su punto de partida. Así, puede ir en bicicleta y volver en autobús, o al revés. Si tiene previsto recorrer los 30 km de largo de la isla, esta opción es práctica y le permitirá descubrir cómodamente los rincones secretos y poco frecuentados.

Descubra lugares naturales de excepción que solo son accesibles andando o en bicicleta.

¿Algunas paradas gastronómicas en la ruta?

Cuando se pedalea bajo el sol, es indispensable hacer algunas paradas para refrescarse y comer algo.

En el camino, atravesará los pueblos de la isla, viñedos o granjas de ostras donde podrá comer directamente en casa del productor (ostricultores, horticultores...).

¡En camino para un paseo sobre dos ruedas y una pausa gastronómica bien merecida!