-A +A

Una naturaleza generosa y preservada

Admirar una naturaleza generosa y preservada

La inmensidad de la naturaleza salvaje hace del medio ambiente de la isla de Ré uno de los mejor conservados de Europa. Un paraíso para los amantes de los grandes espacios, que buscan descubrir un territorio, donde la naturaleza y la tradición siempre han convivido en armonía.

Viva y respire esta naturaleza omnipresente en la isla de Ré, rica en lugares insólitos, como el banco de arena de Bûcheron, una lengua de arena que penetra en el océano, de lugares preservados como la Reserva Natural de Lilleau des Niges o los pinares silvestres y los bosques públicos para recorrer a pie, en bicicleta o al ritmo del paso de los caballos. Al norte, entre la Couarde y Portes-en-Ré, las marismas y las llanuras de marea de la Reserva Natural se extienden hasta donde se pierde la vista.

Tramo de unión indispensable entre el Ártico y África y situada en una de las principales vías de migración de Europa, las poblaciones importantes de aves migratorias y sedentarias hacen escala en ella para descansar y recuperarse antes de volver a emprender su largo viaje.