-A +A

Una isla para cada estación

Una isla para cada estación

¡Las festividades a compartir en momentos llenos de emoción!

Ré es una isla animada durante todo el año en la que abundan los espectáculos, fiestas y otros eventos de gran calidad.

Además del lado cultural, la sala de espectáculos La Maline tiene una programación ecléctica durante todo el año: numerosos festivales de música (clásica, jazz, guitarra, etc.), conciertos a lo largo de las cuatro estaciones o el salón del libro «Ule aux Livres», son eventos que no hay que perderse...

Con el buen tiempo, la Ile de Ré se transforma en un pequeño paraíso para los buscadores de gangas y donde las plazas de los pueblos ofrecen una multitud de rastros en los que perderse. En la Ile de Ré, todo vale para celebrar con los productos de la tierra y para honrarlos durante las «Régalades» y los eventos «Sabores en Ré» en primavera, «Fiesta de la ostra» en verano, «Fiesta del molusco» o incluso «Fiesta de la vendimia» en septiembre. Además, este año, el mes del medio ambiente en abril se centrará en el bosque, ¡con unos bonitos espectáculos como broche final!

La solidaridad y el buen humor siempre encuentran una buena ocasión para manifestarse en la isla, sobre todo, durante los eventos organizados por las asociaciones isleñas. Descubra la agenda de los eventos y sumérjase en las fiestas, que le harán vibrar al ritmo del ambiente típico de la isla y de sus habitantes.

Los paisajes de la Ile de Ré cambian en cada estación y son un destino magnífico durante todo el año.

En otoño, invierno, primavera y verano, podrá descubrir los diferentes entornos naturales con colores cambiantes, la fauna y la flora que forman la riqueza de la biodiversidad de la isla y que va cambiando a lo largo de las estaciones le reserva bonitas sorpresas: zona intermareal, landas, océanos y estrechamientos, o incluso dunas y playas...

Las marismas y lodazales de la Ile de Ré están situados en una de las principales vías de migración de Europa, atrayendo a importantes poblaciones de aves. Punto de unión indispensable entre el Ártico y África, la Ile de Ré es el paraíso para las aves y los amantes de la naturaleza. En migración (primavera y otoño), miles de aves hacen una parada en los amplios lodazales de la isla y de la Reserva Natural de Fier d’Ars para descansar y alimentarse antes de retomar su largo viaje.