-A +A

La Couarde-sur-Mer

La Couarde-sur-Mer

En el corazón de una naturaleza protegida, se extienden playas infinitas y paisajes que cortan la respiración... Ante sus ojos desfilan tanto kilómetros de playas de arena fina, como paisajes de viñas o incluso salinas y humedales, un remanso de paz para miles de aves migratorias.

Sentier littoral à La Couarde-sur-Mer ©Lesley Williamson

En el corazón de la Ile de Ré, en los confines de la tierra

Venga y descubra La Couarde-sur-Mer con sus 1200 habitantes. ¡Aquí encontrará todo el encanto y la autenticidad de «Ré la Blanche»! A través de su increíble laberinto de callejones floridos, este pueblo le encantará por su situación privilegiada en el centro de la Ile de Ré, punto de partida ideal de todos los paseos en bicicleta. Durante su escapada no olvide pasar por el kiosco de la música, situado a los pies de la iglesia y en el que podrá asistir a alguno de los numerosos concierto que allí se organizan en verano.

Al tomar la ruta hacia el norte, encontrará la base náutica y su estanque de más de 2 hectáreas ideal para iniciarse en la vela con total seguridad. El Chenal de Goisil, un pequeñito puerto muy pintoresco y bucólico, inspira y hace soñar a numerosos pintores y fotógrafos.

Al sur, detrás de las dunas rodeadas de pinos y tamarinos, se extiende una inmensa playa de arena fina. De la playa de Les Prises a la de Les Follies, solo hay una extensión de arena de 5 km de largo donde encontrará toda la oferta de actividades acuáticas: vela, kitesurf, jet ski, esquí náutico, stand up paddle, pesca a pie o incluso relajación… La playa de La Pergola es un lugar de surf de referencia para los surferos de todo el mundo. Un sendero litoral, acondicionado a lo largo de la duna, le permitirá bordear la playa con unas vistas infinitas del Pertuis d’Antioche.

La Couarde-sur-Mer

Las playas       

No son menos de 5 km de playas de arena fina, es decir, 8 playas diferentes que se extienden en la parte sur del pueblo. Las playas de La Couarde son conocidas por estar entre las más bonitas de la Ile de Ré e incluso de todo el litoral atlántico. Cuando hace bueno y el sol se refleja en las aguas cristalinas, parece estar en otra latitud...

Gracias a la extensión de sus playas, «los baños de oro» han contribuido a que La Couarde se haya convertido desde principios del siglo XX en el primer pueblo costero conocido de la Ile de Ré. Tan lejos como se puede retroceder en los archivos, La Couarde se mencionó a partir de la Edad Media como marca límite de la «baronía», es decir, el extremo occidental de los fueros de los Señores de Mauléon. Es por eso que entre las numerosas hipótesis realizadas sobre el origen del topónimo «La Couarde», la más probable sea el relativo a la localización geográfica del pueblo, «Coe» que significa «cola».

Patrimonio y cultura

A pesar de la fusión actual de cuatro islas originales, La Couarde aparece como un pueblo central de la Ile de Ré. Aquí es, en el lado septentrional del territorio, entre La Moulinatte y Le Martray, que se encuentran los primeros paisajes de salinas, anunciando la tierra salada que caracteriza el norte de la isla.

En la «parte trasera» del pueblo, numerosos vestigios de molinos y antiguas residencias (Les Marattes, Les Prises, La Davière…) son testigo de un rico pasado histórico y de una buena actividad económica fundada en la explotación de salinas y de la viña. Hoy en día, aunque la actividad principal sigue siendo la viticultura, la ostricultura se ha desarrollado también considerablemente en las grandes zonas intermareales de La Fosse-de-Loix y de L’anse du Martray.

Desde principios del siglo XX, la frecuencia de los «bañistas» (entre ellos Mistinguette, que alquiló durante varios años seguidos el chalet Macabiou) en los cinco kilómetros de arena fina en las playas del litoral sur, hizo de La Couarde el primer pueblo costero de la Ile de Ré.

Los habitantes del pueblo de La Couarde-sur-Mer se conocen en francés como couardais y couardaises.