-A +A

André Diedrich

Un apasionado del patrimonio

«La isla de Ré revela sus riquezas insospechables a quien sabe escucharla»

Nacido en Saint-Martin-de-Ré, a donde ha vuelto a vivir cuando se jubiló, André Diedrich es, desde que tenía 17 años, un apasionado de las postales y de las fotografías antiguas, de las que tiene una colección impresionante compuesta por 12 000 documentos.

¿Cual es su historia con respecto a la isla de Ré?

Nací en Saint-Martin-de-Ré, donde mis padres trabajaban como ostricultores en Vert Clos y donde viví hasta los 11 años, antes de mudarme a la región de París por motivos familiares. No obstante, regresaba a la isla de Ré para las vacaciones y por mi hobby.

¿Tiene una estación preferida en la isla de Ré?

Estoy enamorado de la isla de Ré y me encantan todas las estaciones en la isla. Adoro la primavera, sus olores, sus flores, sus campos y sus carriles bici, así como el otoño, periodos en los que tenemos un clima suave y que ofrecen unos colores extraordinarios.

¿Un lugar mágico de Ré, que no se encuentre en ningún otro sitio?

Me gusta mucho Saint-Martin-de-Ré, que conozco de memoria y que he recorrido en todas las estaciones: me encantan los paseos por las marismas, las playas y los pueblos. Siempre estoy muy atento, porque siempre hay cosas que descubrir para quien se toma el tiempo de mirar a su alrededor. En el centro de los pueblos o durante mis paseos por la naturaleza, me encanta descubrir la isla en cada instante.

¿Cómo definiría la isla de Ré en pocas palabras?

La isla de Ré merece ser descubierta; tiene mucho que ofrecer y contiene riquezas insospechables, más allá de las cosas baladíes. Para disfrutarla hay que escucharla atentamente.