Partager
Versión para impresoraSend by email

Current Size: 100%

Jardín en medio del mar

Isla piloto en protección del medio ambiente

Un espacio natural creado por el hombre

 

La con guración actual de la Isla de Ré se debe al hombre que, al crear salinas, trabajó el paisaje y el medio ambiente. Situadas principalmente en el norte de la Isla, las salinas ocupan un 20% de la superficie total, lo que representa 1.500 hectáreas. Algunas están en activo para la producción de la sal o sirven para afinar las ostras, otras acogen una fauna y una flora notables: estos espacios de agua poco profunda constituyen una reserva para pescados y anguilas. Entre las salinas, en islotes o en el flanco de los montículos, las especies protegidas pueden venir a posarse serenamente y anidar; en algunos campos, robustas ovejas de origen escocés, de cabeza negra, siegan concienzudamente los prados al pacer en la hierba salada.

 

Los dibujos geométricos formados por los estanques de agua reflejan el color del cielo que se mezcla con el fondo arcilloso, dando nacimiento a colores extraños, gris pizarra, azul malva o a veces rosa. Las distintas estaciones ven desfilar los colores de la vegetación: la yema de huevo de las flores de mostaza y las retamas en primavera, el blanco de las umbelíferas y el malva de las lavandas de mar en verano, el rojo de los salicores en otoño. Cuando se pasea a pie o a bicicleta en medio de las salinas, todo parece monótono y similar; sin embargo, en este espacio de silencio puntuado por los gritos de los pájaros, todo es pintoresco y variado.

En el candelero

Todos los eventos